Boris Aguilera, estudiante del Magíster en Economía de la Universidad Adolfo Ibañez, presentó hoy su trabajo “¿Cuenta corriente o tipo de cambio?: Infiriendo objetivos con dos instrumentos y metas de inflación flexibles.” en el seminario CEPR.

Boris fue el ganador de la sesión de posteres en en encuentro anual de la Sociedad de Economía de Chile el jueves pasado.

A continuación puede leer el abstract de su trabajo:

Abstract

En la presente investigación, desarrollamos un modelo de equilibrio general dinámico y estocástico (DSGE) similar al desarrollado por Galí y Monacelli (2005), incorporando una serie de extensiones que caracterizan particularmente a las economías de República Dominicana, Costa Rica y Guatemala. Estas extensiones son: una integración financiera imperfecta, altos niveles de remesas familiares netas y utilizar a las reservas internacionales como un segundo instrumento de política monetaria. Junto con esto, inferimos a través de estimación bayesiana los objetivos que pueden tener estos Bancos Centrales por suavizamiento de tasa de interés, PIB, tipo de cambio real y cuenta corriente bajo una política óptima de compromiso y discreción. Nuestros resultados son los siguientes: en primer lugar, el modelo se ajusta mejor a los datos cuando el Banco Central controla las reservas internacionales que cuando tiene una regla fija de reservas. En segundo lugar, encontramos que el modelo se ajusta mejor a los datos bajo compromiso que bajo discreción. En tercer lugar, encontramos que los objetivos por tipo de cambio real son nulos, mientras que, los objetivos por cuenta corriente son altos. En cuarto lugar, encontramos que los desequilibrios externos están asociados a una mayor importancia por el objetivo de cuenta corriente. En quinto lugar, encontramos que posterior a la crisis financiera el objetivo de tipo de cambio real se incrementó y el de PIB descendió. Por último, encontramos que cuando el Banco Central controla las reservas internacionales, estas son un instrumento efectivo en reducir apreciaciones, pero existe un trade-off entre menor apreciación y mayor PIB..